Estado Colombo-Venezolano

Aún cuando Guasdualito es actualmente un pueblo de mucho progreso, que siglos atrás fue fundado por don José Ignacio del Pumar, no hay que olvidar los acontecimientos políticos que allí se dieron cita. Y es que hasta José Antonio Páez pisó estas "tierras sagradas" como lo denominó Codazzi. Además, es imposible omitir, obviamente, el suceso político de la época para esta población; ser la capital de un Estado Colombo-Venezolano era una responsabilidad que los pueblos de la región, no estaban dispuestos a asumir.

Volvamos a ubicarnos geográficamente: Guasdualito estaba a casi dos kilómetros del puerto de Periquera, en la margen derecha del río Sarare, en la confluencia del Uribante donde nace el caudaloso Apure. Est e es el escenario donde se dan cita los acontecimientos que configuran la misteriosa y peculiar historia de este pueblo que, para aquellos tiempos, era bastante desarrollado (9 hatos, 15.502 cabezas de ganado y 2.561 caballar, además de una población de sólo 728 habitantes distribuidos en 114 casas; números que indican el alto ídndice per cápita).

A comienzos de 1816, Guasdualito fue el centro de la resistencia republicana, luego de la Gesta Emancipadora de 1813. En este estratégico poblado se concentraron los ejércitos de oriente al mando de Miguel Valdés, y también los batallones de Joaquín Ricaurte, José Antonio Páez, Rafael Urdaneta y Manuel Serviez.

Tras varios acontecimientos importantes, en la Villa de Arauca se realiza una asamblea de oficiales granadinos y venezolanos, acordándose el 16 de marzo de este mismo año, formar un gobierno cuya capital estaría en Guasdualito. El Lic. Fernando Serrano, fue nombrado presidente provisional de aquel gobierno.

El general Paula Santander, inicialmente nombrado jefe del Ejército, renuncia por las presiones de las tropas. Por el contrario, aclaman y aceptan al venezolano José Antonio Páez, a quien ascienden a general de brigada en cónclave donde están presentes los coroneles Juan Antonio Paredes y Francisco Figueredo; los tenientes-coroneles José María Carreño, Miguel Vásquez y Domingo Mesa; y en representación de las tropas, el sargento Mayor Francisco Conde. Páez destituye al titular del bi-gobierno, autodesignándose jefe del Gobierno. Así realiza su campaña en los Altos Llanos, con rotundas victorias en las acciones de El Yagual, Nutrias, Palital, Rabanal, Achaguas, Mucuritas, San Fernando y Pedraza. Con estos laureles, el 31 de julio de 1817, ante los coroneles Manuel Manrique y Vicente parejo, acepta al Li bertador Simón Bolívar como Jefe Supremo de la República, poniendo sus soldados a su disposición, reconociéndolo como Comandante en Jefe del Ejército.

Tres años después de la jornada de Carabobo, el 25 de junio de 1824, Guasdualito deja de pertenecer a la provincia de Barinas para formar parte del recién Apure. Es así como el 14 de febrero de 1831, la Diputación Provincial, debido a los grandes daños que había sufrido la población como consecuencia de la guerra, decidió su traslado a las márgenes del río Sarare. Este fue un intento fallido, tal como sucedió con la ordenanza del 29 de septiembre. Sólo el 11 de diciembre se pudo llegar a un acuerdo y se dispuso la mudanza del pueblo al sitio de La Periquera.

Pasaron los años, y Guasdualito seguía en Periquera, donde hoy está El Gamero, sin ningún interés para mudarse al Uribante. El 7 de septiembre de 1841 el general José Cornelio Muñoz, jefe de Observaciones de la Provincia de Apure, se dirige al general Carlos Soublette, Secretario de Guerra y Marina. En su comunicación expresa su preocupación en cuanto a la situación deplorable de la región, especialmente por los estragos que están ocasionando las enfermedades palúdicas aunada a la violación por parte de los jefes civiles y militares. También, comenta la necesidad de regresar Guasdualito a su sitio original dado que luego de refundarse con Periquera "había pasado a ser de una de las mejores poblaciones de Apure a una de las más despreciables".

La Diputación exigía el cumplimiento de las resoluciones que había dispuesto en sus anteriores ordenanzas. Sin embargo, recibieron una negativa rotunda por parte de los nativos de Guasdualito dado que consideraban que "tenían más comodidades y contaban con más madera, agua, etc.", al mismo tiempo que demostraban su gallardía, construyendo viviendas en las riberas del Sarare. El 16 de noviembre de 1843 se intenta una vez más resolver la mudanza, fracasando también.

El 2 de diciembre de 1844, desde Achaguas, se dicta otra resolución que formulaba las reglas y disposiciones que regirían al "nuevo" Guasdualito. Entre ellas estaban la construcción uniforme de calles y manzanas; el levantamiento de una iglesia y una cárcel; la creación de un fondo monetario que consistía en mil pesos que estarían en manos del gobernador a fin de subsanar los problemas económicos de las familias pobres que, de alguna manera, impediría su traslado y en consecuencia, la frustración de la mudanza. El oficio fue enviado al Congreso nacional, donde fue ignorado y, por antonomasia, no fue ejecutada la resolución.

Guasdualito, zona de una gran riqueza agropecuaria, está rodeado por importantes hatos ganaderos como Diero, Bezcanzero, Avileño, Guerrereño, El Palito, entre otros. Entre los personajes más importantes recordamos a don Oscar Carpio, de gran sensibilidad social, quien dejó un magnífico tesoro: recopilación del vocabulario del Alto Apure. Su desarrollo económico se ha debido a las migraciones de origen libanés, árabe e italiano, cuyos descendientes, inclusive en tercera y cuarta generación, han sentido la necesidad de trabajar por esa hermosa región, ¡Tierra de horizontes abiertos, donde una raza buena ama, sufre y espera...!

 
Guasdualito.com - Todos los derechos reservados @ 2006